Auch !!!

Auch !!!

Auch, auch y más auch; es lo que he estado repitiendo las ultimas 5 horas. Y es que decidi perforarme los oídos por…. no se, ya perdí la cuenta de cuantas veces me he perforado los oídos, inútilmente debería agregar.
Mis padres decidieron no hacerlo cuando nací, ya que pensaban que era un rito cruel someter a un bebe en contra de su voluntad a un dolor innecesario.
Así que me acostumbre a usar aretes de fantasía de broche.
Pero ocasionalmente quedaba prendada de algún hermoso par de aretes de oro, que hacían nacer en mi, ese deseo masoquista de agujerearme literalmente el lóbulo de la oreja; y lo hacía, hice la prueba con todo tipo de hilos en sus más variados colores, y de broqueles, ni hablar, de oro de 24k, 18 k, chapa, y plata pasarón por mis orejas; todos con ellos con funestos resultados, alérgias, intolerancias, y una infección, forman el albúm de recuerdos. El procedimiento siempre el mismo, desinfectar manos e instrumentos con alcohol de 90°, xilocaína en spray, algodón y un bisturí nuevo por si acaso. Este último solo fue necesario usarlo una vez, ya que la piel de la parte trasera del lóbulo de la oreja es más dura que al frente, y la punta del broquel había quedado atrapada. Esta vez compre broqueles de acero quirúrgico, esterilizados y bañados en chapa de 24 k, el empaque jura que no ocasionán alergías ni tampoco intolerancias.
El alcohol fué un problema, visite 6 farmacias y en ninguna tenían alcohol de tapa roja, solo tapa azul, es decir de 70°, y ese según yo no desinfecta completamente; pero tuve que conformarme, ya que en el último establecimiento que visite me informarón que por ley las farmacias ya no venden alcohol de 90°, ahora este solo se puede conseguir en las lícorerias y vinaterías, e ir a uno de estos sitios a pedir alcohol es algo que esta totalmente fuera de consideración. Esta vez utilice xilocaína en crema, la que usan en las depilaciones laser, pensé que esta presentación sería más efectiva en adormecer la piel…pero me equivoque me dolió y me duele. Descubrí que al parecer hay un nervio de los que pasan por mis orejas que esta ligado a mi labio inferior, como lo se?, pequeñas e inexplicables punzadas me hacen llegar a esta conclusión. Tengo que terminar de contar, es tarde y aún tengo que juntar almohadas para poder dormír con la cabeza levantada…………………………………… Ah, lo olvidaba ¿ Que si los aretes valen la pena ? no lo sé, hace dos semanas compré un libro que por casualidad encontré de joyería y orfebrería, lo traje a casa, y ahora lo leo lentamente, aún no sé nada de metales, ni piedras; tampoco tengo una idea de que tipo de aretes quiero. Pero sí sé que no importa cuanto tiempo me tarde en aprender, voy a diseñar los aretes más hermosos que pueda imaginar, porque aunque tenga que hacerlos una y otra vez , sé que cuando por fín esten listos, yo voy a poder lucirlos.

nfirma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s