El Verdugo

Para cerrar el curso de lectura y narración que tomé en agosto tengo que hacer 2 narraciones orales frente a público; una es para niños de 3 a 6 años y la otra para adultos. Pénsando en esta última me he decidido por el verdugo, un cuento corto de A. Koestle; pero para
narrarlo tengo que modificarlo un poco. He aquí mi adaptación (sólo espero que el maestro Koestle no se este revolcando en su tumba)
Cuenta la historia que había una vez un verdugo llamado Wang Lung que vivió durante la dinastía Ming.
Era muy famoso y conocido en todo el reino por la habilidad que poseía para decapitar rápidamente a sus victimas. Con un solo golpe de su espada desprendía en su totalidad la cabeza del condenado, aún y cuando éste estuviera de pie.
Sin embargo toda su vida había tenido un secreto anhelo, jamás realizado todavía: cortar tán velozmente el cuello de un condenado que lograra dejar la cabeza en su lugar, puesta sobre el tronco, sin moverse.
Tal era su deseo que se dedico a practicar, practicar y practicar; y finalmente en su año 66 de vida lo consiguió.
Era un atareado día de ejecuciones, los habitantes de la región se habián reunido en la plaza principal para contemplar tan macabro espectáculo.
Wang Lung despachaba a cada hombre con graciosa velocidad. Una a una las cabezas rodaban por el suelo hasta detenerse en los pies de algún curioso, ya completamente cubiertas de polvo.
Llegó el turno del duodécimo hombre; en un silencio expectante, un jovén noble llamado Kío comenzó a subir los escalones del patíbulo…y Wang Lung con un golpe de su
espada lo decapito con tal velocidad que la cabeza siguió en su lugar…y Kío continuo subiendo, sin haberse dado cuenta de lo ocurrido. Cuando llegó arriba, muy molesto se dirige al verdugo y le pregunta por que si fué tan misericordiosamente rápido con los
otros a él lo hace esperar.
Ese fué el grán momento de Wang Lung, la dedicación con la que había trabajado toda su vida estaba dando frutos.
En su rostro apareció una leve sonrisa, se volvió hacia el decapitado y con exquisita cortesía le dijo: -Tenga la bondad de inclinar la cabeza, por favor.-

08Lylián

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s