De juegos y juguetes II

Nunca creí, nunca me inculcaron creer ni en Santa Clos ni en los Reyes Magos, ni en nada por el estilo. Así que el que yo tuviera un juguete no dependía de escribir una carta, si no de  varios filtros. Una vez que yo había decidido que quería para Navidad mis padres averiguaban con otros padres (que previamente habían comprado ese juguete)  como funcionaba y si duraba; así que yo no pude disfrutar de varias cosas debido a que los hij@s de los conocidos de mis padres eran niñ@s altamente destructivos. Una vez que averiguaban que el juguete duraba más de un año venía el filtro económico es decir si no era muy caro; enseguida si era educativo, los juguetes vil mente divertidos estaban descontados; y por último el filtro de la hermana menor. Ya que estábamos en la juguetería y frente a mi objeto del deseo mis padres le preguntaban a mi hermana si ella no quería ese juguete, si ella respondía que sí (como solía hacerlo) entonces el juego era para ella, por que era la chiquita. Y yo tenía que conformarme con otra cosa con tal de no irme con las manos vacías. Y por último el que pudiera disfrutar de algún juguete por mucho tiempo dependía de las visitas, es decir si a alguien que hubiera ido a la casa le gusta uno de mis juguetes mis padres se lo regalaban.De los juguetes y regalos que recibí hay varios que aún recuerdo: El juguete entre comillas que más me duró, incluso todavía lo tengo y funciona es un microscopio  Mi alegría que me fue muy útil cuando estaba en la secundaria. El segundo en aguantar el paso del tiempo fue un órgano   marca Yamaha, era de plástico blanco con rojo y tuvo un tiempo de vida de unos veintitantos años aunque las teclas se empezaron a desprender muy pronto se podían volver a pegar. El juego que más odie y que nunca me gusto fue un juego de química Mi Alegría.  El juguete que pedí  durante varios años la máquina para hacer yuquis, no me la querían comprar por que la hija de no se quién la descompuso antes de llegar a fin de año, duró varios años hasta que mis padres la regalaron.  El juguete que mas llore cuando me lo quitaron fue una esfera que tenía perforaciones en forma de figuras geométricas y traía piezas sueltas con esas mismas formas para acomodarlas, me encantaba. El juguete que mas me divirtió…no lo recuerdo, llevó poco más de un mes haciendo memoria y nada. El único juguete que pude esconder para que mis padres no regalaran: la figura de cuerda de R2 (de las guerras de las galaxias) El juguete que nunca tuve y siempre quise: una muñeca Barbie. La pelota era el juguete eterno, siempre había una. Recuerdo el ula-ula y el brinca-brinca y por supuesto también recuerdo los golpes a los tobillos mientras aprendí a usarlo….Y por cierto,  el viernes cuando fuí a la farmacia me regalarón un yoyo, como promoción de Vidamil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s