Unas palabras.

Unas palabras.

Cuando estaba estudiando en la Universidad asistí a 6 velorios, todos en un periodo de 5 meses. En el último, nos salimos un momento de la capilla para ir por un café; el tema de sobremesa fue invariablemente la cantidad de muertes ese tetramestre, los cuatro habíamos asistido a un número similar de servicios funerarios pero de compañeros de diferentes grupos. En algún momento de la platica esto nos pareció normal, todos pertenecemos a la misma generación, y así como cuando estábamos en la secundaria y en la preparatoria era común tener invitaciones a XV años cada semana así ahora asistíamos frecuentemente a velorios…Nos quedamos callados unos segundos y nos volteamos a ver unos a otros, todos pensábamos lo mismo; no recuerdo quien fue el primero en hablar ni como lo planteamos, pero llegamos a la conclusión de que tal como en su momento se presentaron las series de invitaciones a XV años, y ahora se presentaban  la serie de defunciones de nuestr@s abuel@s, así se presentarían nuestras muertes, es decir  llegaría un momento en que por nuestra edad veríamos como  normal  el asistir en un periodo corto de tiempo a nuestros funerales.

Pero la muerte no siempre espera que llegues a la vejez, y esta semana falleció el primer compañero del grupo. Descanse en Paz Leonardo Garza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s