Ser Mujer una Razón para Luchar

El sólo ser mujer es un sinónimo de cambio
Pues por tantos siglos hemos sido reprimidas
Que vuestro amor a la vida está reventando
En defendernos y amarnos a nosotras mismas.
Como el sólo hablar o mirar por propia iniciativa
Son acontecimientos subversivos,
Poco a poco estamos comprendiendo
Que basta liberar nuestros labios prisioneros
O nuestras miradas secas para ir aprendiendo
A arrojar las piedras, adquiriendo conciencia
De que ser mujer es en sí una bella razón
Para luchar, cambiar, vivir, morir.
Bastaría que dijéramos:
“que arrojen la primera piedra las violadas”
para que el cielo se tiñera de pedradas.
Las segundas tendrían que ser
Las que han tenido que abortar
Negando el fruto de su vientre
Convirtiendo lo bendito en maldito.
Un gran coro callaría el concierto mentiroso
De lo humano cuando prostitutas y hasta mojigatas
Pasaran lista de presentes liberando culpas
Quitándose sus máscaras de beatas.
Habrá que incluir a aquellas que de niñas
Sufrieron una agresión sexual
Y que durante toda la vida cargan huellas
Que dejaron los amigos, un tío y hasta el papá.
Con esto estaríamos incluidas
la casi totalidad de las mujeres
Pero si alguna faltase
habrá que darle dardos y claveles
A las monjas que están “hasta la madre”
(válida sea la redundancia)
De ser por siglos las sirvientas de “los padres”;
también hablemos de las que para liberarse
del poder patriarcal del hogar en que nacieron
creyeron amar a otro hombre
y con embarazos prematuros
volvieron a caer en la red
pues después de lunas de miel prostituidas
tienen que volver a pedir permiso
para ser menos que nada: para morir en vida.
Si todavía hay un espécimen raro
Que no esté incluida en esta lista
Recordemos a aquellas que en un día de la madre
Sobornadas han tenido que abandonar
Sus proyectos e ilusiones para convertirse
En “cabecitas blancas “ abnegadas.
¿Todavía habrá mujeres que no estén en ninguno de estos casos? Tal vez haya, pero serán tan pocas
que no vale la pena gastar más tinta
para esgrimir otros motivos del porqué
el ser mujer es más que una razón para luchar
contra la opresión entre sexos y de igual a igual
haciendo hombres y mujeres las paces
juntos luchar para acabar con la opresión entre las clases.

Anónimo

Vía: Poesía de Protesta

Entrada al azar

Anuncios

2 Comments

  1. Sin ser feminista, pero si, femenina, creo que tu entrada es la reflexión de una lacra que aún, muchas mujeres padecen en sus vidas.
    La reeducación debería bastar para erradicar ciertas costumbres de uso, pues es lo que parecemos ante algunos hombres.
    Un saludo

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s